Sábado, 24 Agosto, 2019

Plácido Domingo es acusado de abusos sexuales por nueve compañeras de profesión

Plácido Domingo salió de inmediato a hablar de las acusaciones en su contra Las denuncias de acoso que salpican a Plácido Domingo y su defensa Plácido Domingo salió de inmediato a hablar de las acusaciones en su contra
Tobias Pedroso | 13 Agosto, 2019, 16:54

Ocho cantantes y una bailarina han asegurado que sufrieron acoso sexual del tenor Plácido Domingo, en diferentes encuentros a lo largo de tres décadas a partir de finales de los 80 y en ocasiones en compañías de ópera en las que él ocupaba puestos de alta dirección, según una investigación de Associated Press. Tan solo la mezzo-soprano Patricia Wulf ha querido identificarse con nombre y apellidos.

Una de las mujeres expresó al medio estadounidense que Plácido Domingo le metió la mano bajo su falda, mientras que otras tres denunciantes asegran que él las besó a la fuerza en recintos como un camarín, cuarto de hotel o comida de negocios. "Que alguien te esté intentando coger de la mano durante una comida de negocios es raro, o que te ponga la mano en la rodilla", describió una de las cantantes.

Además de estos nueve testimonios de acoso, otras seis mujeres han denunciado que Domingo les hizo sugerencias incómodas.

"Aún así, es doloroso escuchar que puede haber molestado a alguien o haberlos hecho sentir incómodos, no importa cuánto tiempo atrás ya pesar de mis mejores intenciones". Yo creía que todas mis interacciones y relaciones fueron siempre bienvenidas y consensuadas. "Las personas que me conocen o que han trabajado conmigo saben que no soy alguien que intencionalmente dañaría, ofendería o avergonzaría a alguien", dice Placido Domingo. "Soy un afortunado y privilegiado por tener una carrera de más de 50 años en la ópera y mantendré los más altos estándar", añade el artista, director de la Ópera de los Ángeles y creador del concurso para jóvenes cantantes Operalia.

De las nueve mujeres que dieron su testimonio, siete aseguran que sus carreras profesionales se vieron afectadas luego de que rechazaran al tenor. Las demás exigieron anonimato, argumentando que aún trabajan en la industria y temían represalias o ser humilladas o acosadas públicamente. Sabía que había sucedido en muchos lugares. Además, otros trabajadores han declarado haber sido testigos de estos actos.

Dos de las artistas dijeron que cedieron a los acosos de Domingo, sintiendo que no podían arriesgarse a poner en peligro sus carreras al decir que no al hombre más poderoso de su profesión. Cuando el tenor abandonó la habitación para ir a una actuación, le dejó un billete de 10 dólares en la mesilla y dijo, según el testimonio de la víctima: "No quiero que te sientas como una prostituta, pero tampoco quiero que tengas que pagar por aparcar".