Среда, 18 Сентября, 2019

Revelaron cómo fue el último día de los dinosaurios

La única forma de obtener una extinción masiva global como esta es un efecto atmosférico La única forma de obtener una extinción masiva global como esta es un efecto atmosférico
Ramiro Mantilla | 10 Сентября, 2019, 22:13

El más importante de todos ellos es el cráter Chicxulub, situado en la península de Yucatán en México.

Aunque ha habido muchos grandes impactos en nuestro planeta a lo largo de su historia, Chicxulub es el único conocido por haber causado una de las cinco grandes extinciones masivas de la vida en el planeta.

La ausencia de azufre de lo extraído en el cráter indica que el impacto liberó a la atmósfera una gran cantidad de aerosoles que bloquearon la radiación solar y causaron un enfriamiento global en los meses y años siguientes.

Un nuevo estudio, liderado por el Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas (EE UU) y con la participación del Centro de Astrobiología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), confirma este hipotético escenario planteado por los científicos.

Las evidencias analizadas incluyen trozos de carbón y mezclas de rocas traídas por el flujo de retorno del tsunami.

Este estudio ofrece una mirada más detallada hasta la fecha de la catástrofe que terminó con la era de los Dinosaurios, dijo Sean Gulick, profesor de investigación del Instituto de Geofísica de la Universidad de Texas (UTIG) en la Escuela Jackson, de geociencias.

Una porción de los núcleos perforados de las rocas que llenaron el cráter de impacto del asteroide que aniquiló a los dinosaurios Ocean Discovery Program. Según un estudio publicado este lunes en la revista Pnas, la caída de la roca provocó varias cosas. Con un grosor de 425 pies (130 metros), materia diversa se acumuló dentro del cráter dentro de las 24 primeras horas, lo que brinda registros sobre las consecuencias del impacto.

Así de potente fue el impacto del meteorito que hace 65 millones de años impactó a la Tierra, en la península de Yucatán, en México, y extinguió a las criaturas más majestuosas que han pisado nuestro planeta, los dinosaurios. "Se achicharraron y luego se congelaron", dice. "El agua densa y llena de escombros se movía con velocidades que equivalían a la velocidad del viento de los huracanes", señala Örmo. En un primer momento, la explosión no solo quemó la vegetación sino que desencadenó un tsunami que arrastró sedimentos hasta el interior de Norteamérica, más de 2.000 kilómetros tierra adentro.

Cabe mencionar que dentro del cráter, los investigadores encontraron carbón vegetal y también un biomarcador químico de la presencia de hongos del suelo dentro o justo encima de capas de arena. Esto sugiere que el paisaje carbonizado fue arrastrado hacia el cráter con las aguas en retroceso del tsunami.

Uno de los resultados más importantes de la investigación ha sido la ausencia de azufre en algunas de las muestras de roca.

Los análisis de las muestras de roca desvelan que el impacto del asteroide vaporizó, al menos, 325.000 millones de toneladas métricas de minerales ricos en azufre presentes en el lugar del impacto, suficiente para hacer que la luz solar se volviera opaca y provocar un drástico enfriamiento en toda la Tierra. Esto causó profundos cambios en el clima de la Tierra, que sufrió un enfriamiento global.

La cantidad de azufre que se liberó ese día a la atmósfera es unas 10.000 veces superior a la que expulsó el volcán indonesio de Krakatoa en 1883, que provocó un descenso promedio de 2,2 grados en la temperatura global durante cinco años. "El verdadero asesino tiene que ser atmosférico", señala Gulick. "Pero esos efectos debieron ser de corta duración y no pueden explicar la extinción global del 75% de la vida", manifestó el profesor Gulick.

Para Ormö, "todo lo que se puede deducir de los sedimentos depositados en esos primeros instantes nos permite saber cómo fue el primer día del Cenozoico, el primer día de una nueva era dominada por los mamíferos y eventualmente por nuestra propia especie".

Es así como se llegó a la conclusión de que fue el cambio en el clima global lo que causó una extinción masiva, matando a los dinosaurios junto con la mayoría de la vida en el planeta en ese momento, y no precisamente el impacto del asteroide que bien causó una destrucción masiva, pero a nivel regional. "Tal vez todavía estamos a tiempo de aprender algo del pasado", concluye.

Referencia: S.P.S. Gulick, T. Bralower, J. Ormö et al.