Lunes, 10 Agosto, 2020

El G20 anticipa un crecimiento moderado

El G20 anticipa un crecimiento moderado El G20 anticipa un crecimiento moderado
Eleena Tovar | 11 Junio, 2019, 22:01

El grupo de ministros de Finanzas del G20 dijo el domingo que las tensiones comerciales y geopolíticas se han "intensificado", aumentando los riesgo en contra de una mejora del crecimiento mundial, pero no llegaron a pedir una solución a la profunda guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Tras 30 horas de debate, el G20 dio a conocer un comunicado final en el que reconoce que "el crecimiento permanece bajo y los riesgos de empeorar permanecen" para la economía global.

Los representantes de los países del G20 coincidieron en destacar su voluntad de "continuar los riesgos" derivados por las tensiones comerciales y geopolíticas no precisadas, y "estar listos para adoptar futuras acciones", tampoco explicadas.

En un suerte de acuerdo impulsado por Washington, el comunicado evitó ciertas referencias presentes en primeras versiones que hablaban de "una necesidad apremiante de resolver las tensiones comerciales". El texto resume dos días de discusiones en Fukouka, en el oeste de Japón, en los que también se debatió sobre la controvertida cuestión del impuesto a los gigantes de Internet como Google o Amazon.

Y más allá de este consenso, considerado por los analistas un tanto endeble, las diferencias entre Estados Unidos y sus socios volvieron a quedar de manifiesto en esta reunión. "Pero de todos modos comenzamos a movernos".

Los ministros del G20 han expresado su voluntad de seguir trabajando para lograr un sistema fiscal internacional, justo, sostenible y moderno, y promover políticas fiscales favorables al crecimiento.

Según las estimaciones del FMI, la guerra de aranceles de EEUU y China podrían reducir el nivel del PIB mundial en un 0,5% y u$s455 mil millones para 2020, lo que afectaría significativamente la previsión de la actividad económica, según un comunicado del FMI. "La principal amenaza" para la economía mundial "viene de las persistentes tensiones comerciales", declaró este domingo Lagarde al final del encuentro, hablando de "tímidas señales de estabilización" en una "ruta" que "sigue siendo precaria".

Las relaciones entre Estados Unidos y China se han deteriorado desde que el presidente Donald Trump acusó a Pekín a principios de mayo de incumplir los compromisos de cambio en su manera de hacer negocios con el resto del mundo.

"Sí, hay una ralentización en Europa, en China y en otras partes".

Si la tendencia afecta a "la humanidad entera, el G20 envejece particularmente rápido", subrayó ayer el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, entrevistado por la agencia de noticias francesa AFP durante la reunión en la ciudad de Fukuoka, en torno al tema de la edad de la población en los países más desarrollados del mundo.

El ministro japonés Taro Aso, quien presidió la reunión, advirtió por su parte sobre una "erosión de la confianza de los mercados si la incertidumbre persiste" en las negociaciones entre las dos potencias mundiales.

Lagarde ha advertido anteriormente de las repercusiones de esa guerra comercial.

Los principales bancos centrales, como la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón (BoJ), están en alerta, dispuestos a actuar si es necesario, incluso si sus márgenes de maniobra son limitados, después de haber desplegado grandes medios desde la crisis financiera de hace una década.