Lunes, 14 Octubre, 2019

Escándalo con Alfredo Casero: gritos y amenazas en un bar

Alfredo Casero Alfredo Casero
Tobias Pedroso | 09 Octubre, 2019, 18:25

Con esta frase, el encargado de un bar del barrio porteño de Palermo se enfrentó a los gritos con Alfredo Casero, dejando una vez más en evidencia cómo la grieta se manifiesta en los momentos menos esperados. "Somos varios", agrega otro cliente. La aclaración llega después de que se difundiera que la persona con la que Alfredo Casero tuvo la discusión era el dueño del local, cuando en realidad, según informó el verdadero dueño del local, se trataba de un empleado mayor "con familiares en la política".

"Igual, me la banco", se escucha decir al humorista al dueño del local que le había hecho un comentario al respecto. "Me estás echando de tu negocio porque tenés seguridad. ¿Qué querés que te diga?", lo abordó Casero. Yo tengo 60 años, 20 menos que vos, así que no me digas que sos viejo. "Yo no soy ningún macho, boludo, soy tu cliente y son tus clientes. Lamentablemente no tenés clientes peronistas".

Al escucharlo, los presentes lo ovacionaron y el actor continuó: "Me parece una barbaridad". Porque hiciste muy mal negocio al tratarme así. "Cometés un error", siguió Casero, que recibió el aplauso de buena parte de los clientes del lugar. "Y es tu responsabilidad, tu generación de mierda, que nosotros estemos así", dijo.

"Después de intercambiar las palabras y amenazando con retirarse pero siguiendo la pelea, Casero sostuvo: "¿Me estás amenazando que me vas a matar? "En tanto, Casero deslizó que intentaban agredirlo: "¿Me estás amenazando con que me vas a matar?".

Sucede que, de acuerdo a las imágenes que mostraron este martes en Confrontados (El Nueve, lunes a viernes a las 15), sumadas las declaraciones que el propio Rodrigo Lussich (46) dio en su programa, se entendió que el actor fue víctima de un improvisado escrache y casi se va a las manos con el dueño del local. "Este es mi abogado, miralo", mientras afirma: "Yo no soy chorro, yo te garpé lo que vos quisiste", al insinuar que el hombre no lo echó apenas entró, sino después de que el actor consumió y pagó por su cuenta.