Lunes, 14 Octubre, 2019

No hace mucho, el centro de la Vía Láctea explotó

06/10/19 Vía Láctea Agujero Negro Explosión Radiación El centro de la Vía Láctea explotó cuando antiguos ancestros humanos caminaban por la Tierra
Ramiro Mantilla | 09 Octubre, 2019, 02:42

Científicos de la Universidad Nacional Australiana (ANU) han descubierto que Andrómeda, la galaxia más cercana a la Vía Láctea, ha destruido varias galaxias más pequeñas en los últimos miles de millones de años, reveló un estudio publicado este miércoles en la revista Nature. La deflagración cósmica envió una explosión de radiación en forma de cono a través de ambos polos de la galaxia y hacia el espacio profundo. La explosión cerca del agujero negro de Sagitario A (Sgr A*) causó dos enormes "conos de ionización" que cortan la Vía Láctea - comenzando con un diámetro relativamente pequeño cerca del agujero negro y expandiéndose significativamente a la salida de nuestra galaxia.

Este es el hallazgo que surge de la investigación realizada por un equipo de científicos dirigido por el profesor Joss Bland-Hawthorn del Centro de Excelencia ARC de Australia para All Sky Astrophysics in 3 Dimensions (ASTRO 3-D) y que pronto se publicará en The Astrophysical Journal.

De hecho, la explosión fue tan fuerte que la radiación impactó incluso la Corriente de Magallanes, que se encuentra aproximadamente a 200.000 años luz de distancia de la Vía Láctea. Según un estudio publicado este año por Royal Astronomical Society (la "Real Sociedad Astronómica") del Reino Unido, la Gran Nube de Magallanes colisionará catastróficamente con la Vía Láctea en 2 mil millones de años.

"El resplandor debió de haber sido un poco como la luz de un faro", explica el profesor Bland-Hawthorn, quien también está en la Universidad de Sydney-.

Con datos recabados por el telescopio espacial Hubble de la NASA, los investigadores calcularon que la explosión masiva ocurrió hace unos 3,5 millones de años, lo que es asombrosamente reciente en términos galácticos.

En aquel entonces, ya pasaron 63 millones de años desde el asteroide que desencadenó la extinción de los dinosaurios, mientras que los antiguos antepasados de la humanidad, los australopitecos, ya habitaban África.

"Andrómeda tiene un halo estelar mucho más grande y complejo que la Vía Láctea, lo que indica que ha 'canibalizado' muchas más galaxias, posiblemente más grandes que esta", dijo Mackey. La explosión habrá durado unos 300.000 años, un largo tiempo en términos humanos, pero un tiempo extremadamente corto medido en la escala de las galaxias. "Es una suerte que no estemos residiendo ¡ahí!"

"Estos resultados cambian drásticamente nuestra comprensión de la Vía Láctea", dice la coautora Magda Guglielmo de la Universidad de Sydney. En cambio, estos nuevos resultados abren la posibilidad de una reinterpretación completa de su evolución y naturaleza.

"El brote que ocurrió hace tres millones de años fue tan poderoso que tuvo consecuencias en el entorno de nuestra galaxia".

Sagitario A, el agujero negro de la Vía Láctea, es 4,2 millones de veces más masivo que el Sol y es generalmente una bella durmiente, o sea, no está muy activo. El último trabajo confirma a SgrA* como principal sospechoso, pero los investigadores reconocen que todavía queda mucho trabajo por hacer. La forma en que los agujeros negros evolucionan, influyen e interactúan con las galaxias, concluyen, "es un problema sobresaliente en astrofísica".