Jueves, 14 Noviembre, 2019

La sonda espacial Voyager 2 llega al espacio interestelar - Educación - Vida

La entrada de la sonda espacial al espacio interestelar ocurrió a 17.702 millones de kilómetros del Sol La entrada de la sonda espacial al espacio interestelar ocurrió a 17.702 millones de kilómetros del
Ramiro Mantilla | 07 Noviembre, 2019, 22:52

Pese a ser las sondas que más lejos se encuentran de la Tierra y a que ninguna otra llegará allí en, como mínimo, 25 años, no se puede decir que ninguna de las dos haya abandonado el sistema solar. La NASA ya lo anunció a finales del 2018, pero no es hasta ahora que han llegado las pruebas definitivas que confirman este hito. Además, los datos vuelven a mostrar que las cosas no son como se pensaban.

El ISM es la región interestelar con contenido de materia y energía entre las estrellas dentro de una galaxia, y el trabajo conocido ayer indica que la Voyager ingresó a este sitio hace exactamente hoy un año. Los astrónomos confirmaron este paso cuando el instrumento de medición de onda de plasma que lleva la sonda detectó un marcado aumento en la densidad de plasma (estado fluido similar al gaseoso), desde una mayor temperatura, característica debido a su exposición al viento solar, al frío. En ese momento, se detectó un gran aumento en el flujo de rayos cósmicos procedentes de fuera del sistema solar, como ocurrió con el Voyager 1 en 2012, aproximadamente tres meses antes de dejar heliopausia (la última frontera de la heliosfera - leer) y entrar en el espacio interestelar.

En sentido histórico, no es cierta la vieja idea de que el viento solar queda gradualmente disminuido a medida que "uno entra en el espacio interestelar", señaló Don Gurnett, uno de los autores de esta investigación.

A diferencia de la información aportada por la Voyager 1, las lecturas de los instrumentos de la Voyager 2 sugieren un límite de heliosfera más delgado y suave con un campo magnético interestelar más fuerte más allá del mismo. "Es impresionante cómo los fluidos, incluidos los plasmas, forman estos límites bien definidos", añade el investigador, en declaraciones retomadas por el diario El País, de España.

Los nuevos datos también permiten entender que la heliosfera "es simétrica, al menos en los dos puntos en los que la sonda ha atravesado", explica Bill Kurth, de la Universidad de Iowa, y coautor de uno de los estudios publicados ahora.

La frontera entre las dos regiones se conoce como la heliopausa.

En otro estudio, Edward Stone, del California Institute of Technology (CALTECH) y sus colegas informan sobre observaciones que apuntan a la existencia de una capa entre la heliopausa y el espacio interestelar donde interactúan los vientos solares e interestelares. Ahora que la Voyager 2 ha recorrido una distancia de 119 veces la distancia entre la Tierra y el Sol, la misión ha podido obtener más información sobre cómo es la región del Universo en la que nos situamos.

Los científicos acaban de publicar seis nuevos estudios que revelan cuál es la forma de la gigantesca burbuja magnética que rodea al Sol, la llamada heliósfera. La Voyager 1, por su parte, está a una distancia de 147.5 unidades astronómicas, y se considera el objeto artificial más lejano de la Tierra.

Voyager 1 abandonó la influencia del Sol a 122,6 UA.

"Hemos demostrado con la Voyager 2 y previamente con la 1 que hay una frontera distinta".

Durarán más que la Tierra.