Miércoles, 20 Noviembre, 2019

Arreaza sostuvo reunión con secretario General de la ONU

Decenas de países en la ONU tildan de “anacrónico” el embargo a Cuba La ONU pide acabar con el embargo a Cuba con la oposición de EE UU, Israel y Brasil
Eleena Tovar | 10 Noviembre, 2019, 09:07

El canciller de Venezuela Jorge Arreaza ratificó que la nación "apoya la justa y legítima resolución del levantamiento del criminal bloqueo impuesto por Estados Unidos contra el pueblo cubano".

La decisión de Colombia de abstenerse de votar ante las Naciones Unidas sobre el embargo de Estados Unidos a Cuba, lejos de ser una decisión razonada nos deja en una posición a nivel global que desconoce que esta medida adoptada en años sesenta no es efectiva para el restablecimiento de la democracia, y lo que ha implicado es el empobrecimiento del pueblo cubano más su aislamiento de forma inhumana.

Cubanos e italianos solidarios con Cuba, se congregaron en la sede de la Representación diplomática cubana en Roma, para seguir en vivo los debates en la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la resolución contra el bloqueo impuesto por Estados Unidos.

Esta acción violatoria de las más elementales normas del derecho humanitario universal no sólo ha sido aplicada en esta nación caribeña sino que en más de cien países como mínimo, realizando sabotaje, intervención armada, constreñimiento, generando una opinión pública coordinada de tal modo que se crea legal y legítimo realizarlo, especialmente al identificar a la víctima como comunistas, dictatoriales, tercermundistas, etc. "Los Estados Unidos no son responsables del régimen cubano y sus abusos, no aceptamos la responsabilidad de estos abusos y nunca lo haremos". La política estadunidense hacia Cuba "ha fracasado, como el golpe contra Maduro fracasó".

Solo una vez, en 2016, Washington se abstuvo de votar contra la resolución que condena el embargo en un contexto de acercamiento del gobierno de Barack Obama hacia la isla, que incluyó la reapertura de embajadas en ambas capitales en 2015.

"La votación, remarcó, es prueba de respeto y reconocimiento a la labor que está haciendo Cuba por el mundo en la salud, la educación, el deporte y la cultura y vamos a lograr que ese engendro desaparezca".