Miércoles, 20 Noviembre, 2019

Evo Morales llamó al diálogo pero la oposición lo rechazó

Policías protestan en Cochabamba contra la relección del presidente Evo Morales Policías protestan en Cochabamba contra la relección del presidente Evo Morales
Tobias Pedroso | 10 Noviembre, 2019, 23:42

El presidente Evo Morales no se encontraba en su despacho.

En medio de una convulsión generalizada por parte de la oposición al presidente Evo Morales tras los resultados electorales del 20 de octubre, la UTOP de Cochabamba se sumó a las intentonas golpistas agitadas desde hace semanas por la derecha boliviana.

Actos calificados de 'golpe de Estado' que han llevado a Evo Morales a anunciar una nueva cita con las urnas que se celebrará con un órgano electoral renovado, ente las denuncias de fraude en la primera vuelta de las que se acusa al actual presidente boliviano.

El actual mandatario, Evo Morale, en lo inmediato escribió a través de Twitter 'hermanas y hermanos, nuestra democracia está en riesgo por el golpe de Estado que han puesto en marcha grupos violentos que atentan contra el orden constitucional.

Durante la noche del viernes al sábado la rebelión de los agentes se extendió a las demás regiones (son nueve), salvo La Paz y Pando (norte, en la frontera con Brasil y Perú), según medios locales.

En la plaza Murillo, donde se encuentran las sedes de ambos poderes, un portavoz policial leyó un comunicado.

"Convoco a la policía a cumplir con la Constitución", dijo Morales este sábado en su alocución este sábado. Varias unidades de la policía se sublevaron, los manifestantes tomaron algunos medios de comunicación estatales y la casa de una hermana de Morales y de dos gobernadores fueron quemadas. "No es un motín, estamos replegándonos porque tenemos nuestros propios pedidos", dijo.

Los expresidentes Jaime Paz Zamora (1989-1993) y Jorge 'Tuto' Quiroga (2001-2002) pidieron a las Fuerzas Armadas que no repriman a los opositores.

Las instituciones militares, "enmarcadas en la democracia y las leyes, garantizaremos la unión entre compatriotas, por lo que ratificamos que nunca nos enfrentaremos con el pueblo, al que nos debemos", afirmó el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, general Williams Kaliman, en conferencia de prensa.

Por su parte, el líder cívico de la oposición Luis Fernando Camacho, respaldó a los policías amotinados.

Tras 14 años en el gobierno, Morales llegó con la popularidad mermada a los comicios para optar por un cuarto mandato.

Morales también ha defendido la auditoría de las elecciones que estos días realiza una delegación de la Organización de Estados Americanos (OEA) como la manera de determinar si efectivamente hubo fraude en el recuento.

"La Policía, con sus nueve departamentos en su integridad, dialogará y negociará cuando esté constituido un nuevo gobierno legal y legitimamente elegido por el pueblo boliviano", añadió en otros de sus puntos y aseguró que los efectivos trabajarán en ofrecer seguridad ciudadana a la población.