Miércoles, 20 Noviembre, 2019

La NASA 'descorcha' muestras del Apolo para su regreso a la Luna

Carlos Fontanot en la 4K-HDR Summit 2019 Por primera vez en 40 años, abren una muestra recolectada en la Luna por el Apollo 17
Ramiro Mantilla | 10 Noviembre, 2019, 03:23

La muestra, abierta el 5 de noviembre, en el Laboratorio de conservación lunar en el Centro Espacial Johnson de la agencia en Houston, fue recolectada en la Luna por los astronautas del Apolo 17 Gene Cernan y Jack Schmitt, quienes introdujeron un tubo de 4 centímetros de ancho en la superficie de la Luna. Ahora, con el ojo puesto en las próximas misiones Artemis, la NASA busca estudiar más a fondo estas muestras con nuevas herramientas y métodos para tratar de entender a qué se enfrentarán cuando sus astronautas vuelvan a la Luna en 2024. La apertura se concretó dentro de la iniciativa de Análisis de Nueva Generación de Muestras de Apolo (ANGSA, por sus siglas en inglés), que pretende examinar con las técnicas actuales más avanzadas Ciertas de las antiguas muestras. Se trata de la Muestra 73002, un contenedor sellado herméticamente y conservado en nitrógeno que contiene rocas y regolito lunar.

"Hoy podemos hacer mediciones que simplemente no fueron posibles durante los años del programa Apolo", dijo en un comunicado Sarah Noble, científica de la NASA en Washington.

La NASA espera que con los análisis de estas muestras se puedan tener nuevos detalles de la Luna, sus recursos y composición, algo que será determinante en la planificación de las misiones Atermis. La mayoría de las muestras recogidas A lo largo de el programa Apolo ya han sido analizadas.

"Nuestras tecnologías científicas han mejorado enormemente en los últimos 50 años y los científicos tienen la oportunidad de analizar estas muestras de una forma que era imposible de alcanzar hace años", confirmó el conservador de astromateriales de la NASA, Francis McCubbin. "El análisis de estas muestras maximizará el retorno de la ciencia de Apolo, así como permitirá que una nueva generación de científicos refine sus técnicas y ayude a preparar a los futuros exploradores para las misiones lunares previstas en la década de 2020 y más allá".

La NASA utilizará avances en técnicas tales como imágenes 3D no destructivas, espectrometría de masas y microtomía de ultra alta resolución para estudiar las muestras. Dos de estas muestras, las 73002 y 73001, serán estudiadas en el programa ANGSA. "Los hallazgos de esas muestras le darán a la NASA una más profunda comprensión de la Luna, incluyendo la historia de los impactos en su superficie, los deslizamientos de tierra y Así como la corteza lunar ha evolucionado con el tiempo", ha expresado en un comunicado Charles Shearer, codirector de ANGSA.