Martes, 19 Enero, 2021

La Policía puso fin asedio a la universidad tomada por manifestantes

La Policía puso fin asedio a la universidad tomada por manifestantes La Policía puso fin asedio a la universidad tomada por manifestantes
Eleena Tovar | 01 Diciembre, 2019, 17:34

El rector de la Universidad Politécnica de Hong Kong (PolyU, por sus siglas en inglés) dijo hoy viernes, después de que la policía entregara el campus a la administración de la universidad, que las instalaciones fueron dañadas severamente durante la ocupación de los alborotadores.

El campus es la zona cero de la batalla campal que, el pasado 18 de noviembre, enfrentó a los activistas radicales que se amotinaron en el interior del recinto con la policía, aunque según las imágenes mostradas, parece más bien el escenario posterior a un apocalipsis.

La policía de Hong Kong entró ayer en la Universidad Politécnica de Hong Kong después de 11 días de asedio. Estos enfrentamientos, los más violentos A partir del estreno de las quejas en junio, desencadenaron el asedio de la PolyU.

Cientos de manifestantes permanecieron atrincherados en el enorme campus rodeado por un cordón policial. La mayoría de ellos se rindió antes de terminar detenidos por los funcionarios, mientras que otros lograron escapar con cuerdas o por las alcantarillas.

El miércoles en la noche, un manifestante, con la cara cubierta, declaró a la prensa que aproximadamente 20 manifestantes aún estaban en la PolyU.

Agentes vestidos de civil -solo con un chaleco que les identificaba Tal como policía- accedieron al recinto alrededor de las 08.00 hora local (00.00 GMT) Tras una avanzada de bomberos, con el fin de buscar objetos peligrosos, Del mismo modo que bombas de gasolina o bien químicos explosivos que los Pupilos robaron del laboratorio.

"Casi hemos completado la operación", indicó el comisario asistente de la Policía, Joe Chow, en referencia a la misión de las fuerzas de seguridad en la que entraron en la Universidad por primera vez desde que comenzó el asedio durante la mañana del jueves, para retirar objetos peligrosos y recolectar pruebas en el campus.

Luego de que se garantice la seguridad en la universidad, comenzará la tarea de limpieza.

El café Starbucks resultó saqueado, y sus ventanas y mostrador están cubiertos de grafitis.

Los establecimientos del gigante estadounidense, cuyo filial hongkonguense pertenece a un conglomerado familiar acusado de ser cercano a Pekín, son a menudo blanco de los manifestantes.

Los disturbios se desarrollaron en la antigua colonia británica en mayo, y los manifestantes expresaron su inquietud por un proyecto de ley que permitía la extradición de locales a China continental.

Esa iniciativa fue retirada, pero los manifestantes ampliaron sus petitorios.