Sábado, 29 Febrero, 2020

Paraguay recibe en Brasil presidencia pro témpore del Mercosur

Vicepresidenta de Uruguay cita malestar y dice que Mercosur no es 'una isla' Paraguay recibe en Brasil presidencia pro témpore del Mercosur
Eleena Tovar | 07 Diciembre, 2019, 05:58

Dijo que quiere revisar las negociaciones.

CAMBIOS. El futuro del Mercosur, fundado en 1991, está ahora supeditado a las transiciones políticas y a las reorientaciones ideológicas de Argentina y de Uruguay, donde el próximo 1 de marzo el liberal Luis Lacalle Pou reemplazará a Vázquez, poniendo fin a quince años de gobiernos de izquierda.

En su mensaje dijo que la región afronta "tiempos de convulsiones y tensiones", pero reafirmó que "en democracia los problemas se resuelven con más democracia y con más diálogo".

El Gobierno de Bolsonaro amenazó con abandonar el Mercosur, temeroso de que Fernández, heredero de una economía en crisis, adopte políticas proteccionistas.

"Tampoco podemos aceptar reveses ideológicos", agregó.

Macri intervino ante los otros mandatarios y la vicepresidenta uruguaya, Lucía Topolansky, a cinco días de dejar el cargo y lo hizo con un discurso sobrio, en el cual sostuvo que el acuerdo comercial del Mercosur con la Unión Europea (UE) es “una hoja de ruta” para un bloque que debe mejorar su inserción en el comercio global.

"Invito a que sigamos apostando todos a este trabajo que venimos realizando".

Ambos intercambiaron criterios en el marco de un giro a la política exterior que imprimió el gobierno de Jeanine Áñez, tras la renuncia de Evo Morales en medio de denuncias de un fraude electoral y presionado por un paro cívico, al que se sumó un motín policial y la sugerencia de dimisión del mando militar.

Luego de su creación el bloque dio paso a Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Guyana, Surinam, Venezuela y Boliviaen la categoría de Estados asociados, sin embargo, estos dos últimos países ya no forman parte del Mercosur.

Mario Abdo Benítez recibió de Bolsonaro el martillo de madera que simboliza la presidencia semestral del Mercosur y se comprometió con los objetivos de libre comercio que se ha trazado el bloque regional.

"Asimismo, instó a reforzar de credibilidad las instituciones democráticas y esforzarse "en el combate a la corrupción y a la impunidad" para recuperar la confianza de la gente".

El Protocolo de Ushuaia sobre compromiso democrático en el Mercosur fue firmado el 24 de julio de 1998, y establece que la plena vigencia de las instituciones democráticas es condición esencial para el desarrollo del proceso de integración.

Sin caer en la cuenta de que su micrófono estaba encendido, Bolsonaro sugirió en broma que él mantuviera la presidencia de Mercosur más allá del periodo de seis meses que terminó el jueves.