Miércoles, 15 Julio, 2020

Un centenar de marcas suspende su publicidad en todas las redes sociales

Coca Cola suspenderá sus avisos en redes sociales por 30 días para unirse a campaña antirracismo Apagón publicitario de Coca-Cola en redes sociales en pleno boicot a Facebook
Eleena Tovar | 29 Junio, 2020, 23:56

Starbucks anunció el domingo que "pausará" sus anuncios en todas las redes sociales de Estados Unidos para mostrar su "oposición al discurso de odio" que se extendió en esos espacios, sumándose a iniciativas similares de otras conocidas marcas.

La empresa explicó que se dedicará ha "analizar sus estándares y políticas de publicidad para determinar si hacen falta revisiones internas", mencionó en un comunicado. This is just a first step.

La cadena de cafeterías Starbucks ha sido la última en sumarse a la campaña Stop Hate for Profit que ha llevado a más de un centenar de marcas a retirar su publicidad de redes sociales como Facebook o Instagram. "También esperamos una mayor responsabilidad y transparencia de nuestros socios de redes sociales", dijo el CEO y presidente de The Coca-Cola Company, James Quincey en un comunicado.

Algunas de las empresas que han paralizado su actividad publicitaria en redes sociales son Levi Strauss & Co y el grupo Unilever, que comercializa marcas como Dove, Ben & Jerrry's y Hellmann's.

El viernes, el grupo Coca-Cola fue uno de los que puso en pausa durante al menos 30 días toda su publicidad en estas plataformas.

“Creemos en unir a las comunidades, tanto en persona como online, y nos posicionamos contra el discurso del odio. Creemos que se debe hacer más para crear comunidades abiertas e inclusivas online, y creemos que los líderes empresariales y los legisladores necesitan unirse para hacer un cambio real”, agregó la firma.

Sólo en el caso de Starbucks, durante 2018 invirtió en publicidad alrededor de 79 millones en Estados Unidos, de acuerdo con datos de Kantar, mientras que a nivel global, el año pasado destinó cerca de 246 millones de dólares, según cifras de la propia compañía. El motivo de la paralización de las inversiones en estas plataformas es el mismo en todos los casos: los anunciantes no quieren trabajar con compañías que fomentan -o permiten- el discurso de odio y que no controlan suficientemente los contenidos antirracistas, homófobos o la desinformación. Es una afrenta inaceptable a nuestros valores.

Hershey's, por su parte, anunció este viernes una reducción en un tercio de la publicidad en Facebook y sus plataformas, incluida Instagram, al considerar que la red social no "gestiona eficazmente el discurso violento y polarizador en su plataforma" y que pese a sus promesas de mejora no ha visto un "cambio significativo".