Вторник, 26 Октября, 2021

Sigfredo Ariel, la luz bróder, la luz hacia la eternidad

Imagen principal Imagen principal
Tobias Pedroso | 30 Июля, 2020, 20:54

Uno de ellos fue el investigador Michel Hernández, quien afirmó que Sigfredo Ariel no solo fue un excelente poeta sino un investigador "a fondo de la música cubana". Cronista de su tiempo, el legado que nos deja es indispensable para conocer y comprender la cultura de la isla.

"Mantuvo un diálogo con la realidad a través de un obra poética que no perdió el encanto y el rigor desde que se inició en estas lides hace más de tres décadas. Con su muerte Cuba pierde a uno de los principales referentes y renovadores de la generación de los 80 en la poesía y a un intelectual cuya obra es de obligada consulta en el ámbito de la poesía, la música, el ensayo y la promoción cultural".

"Decir que ha fallecido uno de los mejores poetas de su generación no es suficiente, porque él era uno de los mejores poetas de la Cuba de hoy, uno de los de mejor oído, y de mayor compromiso con la escritura", manifestó, por su parte, el poeta Norge Espinosa.

Sigfredo Ariel nació en la ciudad de Santa Clara el 31 de octubre de 1962.

Entre sus libros están Los peces & la vida tropical, El cielo imaginario, El enorme verano, Las primera itálicas, Hotel Central, Manos de obra (Premio Nicolás Guillén, 2002), Escrito en Playa Amarilla, Born in Santa Clara y Objeto social, entre otros. Por este último libro, recibió en 2002 el Premio Nicolás Guillén.

Fungió también como asesor de la película Buena Vista Social Club, productor de discos de música tradicional y popular cubanas y entre otros reconocimientos, se hizo acreedor de la Distinción por la Cultura Nacional, la Medalla conmemorativa Fundación de la Ciudad de Santa Clara y el Premio Ser Fiel, otorgado a aquellas personalidades o instituciones que en su obra se refleje de alguna manera la impronta de Samuel Feijóo.

Fue ganador de premios como el David de Poesía en 1986 y el Julián del Casal de la Uneac en dos ocasiones (1998 y 2005) y varios premios Cubadisco por notas discograficas.

Por más de veinte años escribió, produjo y dirigió programas de radio, escribió libretos para espacios dramatizados de televisión y guiones para numerosos espectáculos musicales, además de ser el guionista del filme Miradas (2000), con el que ganó el premio a mejor guión en el Festival de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.