Miércoles, 30 Setiembre, 2020

Dani Rovira, muy optimista en su última imagen

Dani Rovira muestra una estremecedora foto de su tratamiento en el hospital Clara Lago desaparece de la vida de Dani Rovira: la bronca que se lo carga todo. “Ni amigos, ni nada”
Tobias Pedroso | 31 Julio, 2020, 12:24

Han pasado cuatro meses desde que Dani Rovira desveló en sus redes sociales que padecía un linfoma de Hodgkin, un subtipo de cáncer que afecta a un tipo de glóbulos blancos cruciales para el sistema inmunitario. Si hace tan sólo unos días, el novio de Clara Lago confirmaba que había finalizado su tratamiento de quimioterapia y que ahora iba a enfrentarse a algunas semanas de radioterapia, el humorista siempre ha sido positivo en la lucha contra la dura enfermedad y tirando de humor, Rovira ha vuelto a subir una nueva imagen (la que ilustra esta información) a sus redes sociales, donde habitualmente informa a sus seguidores sobre las etapas de la enfermedad. "Me noté un pequeño bulto en la clavícula izquierda, lo consulté con varios amigos médicos y me dijeron que fuese al hospital".

Esta semana empiezo a afrontar 18 sesiones de RADIO, una cada día. Aunque los linfomas han desaparecido, los médicos lo han decidido así por cauterizar y precaución. A mediados de Agosto, este mal sueño habrá acabado y podré retomar de nuevo "la normalidad" si es que hay algo normal ya en este mundo.

¡Se acabó la QUIMIO! 8 sesiones y 4 meses entre pecho y espalda. Secuelas: pérdida de pelo, las venas de los brazos duras como bridas y cabeza de hipopótamo (de ésta última no me comentaron nada). Ahora, el humorista está pasando lo que él mismo denomina "la última pantalla del videojuego".

Ojalá cuando acabe se me ponga cabeza de koala. Las merecidas muestras de cariño llegan cada día hasta el hospital donde renace, cada día, una de risas más queridas de nuestro país. Sois tant@s los que me estáis curando.❤️ Ánimo a l@s que estáis en la lucha. Tenemos unos médicos y un personal sanitario espectacular en este país. No sabes lo que es la radioterapia, te anclan ahí a una cama, te hacen el primer día un molde, que en mi caso se ajusta del pecho hacia arriba incluida la cara, y ese molde está superajustado a tu figura que ni puedes engordar ni adelgazar. "Bueno esto es muy moderno, porque hace 30 años debía ser una especie de lanzallamas, pero es que no puedes ni tragar", explicó durante el programa radiofónico.

Rovira también relató cómo fue el proceso que le tocó vivir con la quimioterapia y se atrevió a compararla con la radioterapia: "Con la quimio llegaba al hospital a las 9 de la mañana, me sacaban sangre para ver cómo andaba con las defensas, en el laboratorio me hacían los jarabes". En total litro y medio que te meten en vena hasta que salíamos de allí a las tres y media de la tarde.