Sábado, 05 Diciembre, 2020

La ruta del dinero: piden 12 años de prisión para Lázaro Báez

Lázaro Báez Lázaro Báez
Eleena Tovar | 31 Julio, 2020, 02:27

El fiscal de la causa por lavado de dinero que investiga a Lázaro Báez pidió doce años de prisión para el empresario santacruceño.

Córdoba también solicitó que se le imponga a Báez una multa de 2121 millones de pesos.

Córdoba también pidió para el arrepentido Leonardo Fariña una condena total de 5 años de cárcel, tras aplicarle una reducción de 3 años por su colaboración en el caso, y cuatro para el financista Federico Elaskar. El funcionario judicial incluyó un pedido de decomiso de 45 inmuebles y dos autos a nombre del empresario, entre otros bienes.

En el caso de los tres hijos de Báez que permanecen libres -Melina, Luciana, y Leandro- el fiscal pidió penas de 4 años, 4 años y 6 meses, y 5 años, respectivamente.

Sin embargo, los jueces del Tribunal Oral Federal 4 mantuvieron el monto de la fianza en $632.500.000 millones, a pesar de que el propio fiscal había aceptado el pedido de reducir ese número a 386.578.500. Pasaron de ser beneficiarios de las cuentas a accionistas de las empresas”, manifestó Córdoba en su escrito sobre la participación de los hijos de Báez.

También apuntó como delitos precedentes el favorecimiento a Lázaro Báez en la asignación de contratos de obras públicas en la provincia de Santa Cruz, que produjo ganancias ilícitas, así como la evasión impositiva a través de gastos con facturas apócrifas.

Sobre los hijos de Báez, el fiscal ubicó a Martín Báez "como quien junto a su padre ha encabezado las maniobras de lavado" con coordinación "con los profesionales que toman a cargo la empresa de lavado, primero Fariña, luego Perez Gadín y Chueco".

"Han tenido que actuar en paralelo y asumen grados de participación semejante con alguna preeminencia de Leandro Báez, los tres actúan en el mismo plano con actuar consciente y coordinado", afirmó Córdoba sobre los hijos del empresario.

Tras el inicio de las averiguaciones judiciales, y la constatación de la existencia de sociedades y cuentas bancarias en Suiza, Belice y Panamá, al menos, Báez fue acusado de sacar del país cerca de 60 millones de dólares (ahora la suma es fijada en cerca de 55 millones) a través de la financiera SGI (conocida como La Rosadita), para lo cual se valió de un conglomerado de hasta un centenar de empresas offshore.