Jueves, 01 Octubre, 2020

Los secuestros de las Farc, una herida abierta en la sociedad colombiana

Ingrid Betancourt hablará sobre su secuestro ante la Comisión de la Verdad El secuestro es un asesinato, Ingrid Betancourt y su experiencia en cautiverio
Eleena Tovar | 16 Setiembre, 2020, 06:32

El Alto Comisionado para la Paz de Colombia, Miguel Ceballos, ha manifestado este martes que el Gobierno ha recibido de manera "favorable" el perdón y el arrepentimiento mostrado por La Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), el partido surgido de la desmovilizada guerrilla homónima, en relación a los secuestros que llevaron a cabo durante el conflicto civil armado, pero ha pedido que transmita ese reconocimiento a la Jurisdicción Especial de Paz (JEP).

Según Londoño, la aceptación del secuestro como delito por parte del partido de la Farc se origina previo a las declaraciones de Ingrid Betancourt ante la Comisión de la Verdad; sin embargo, destaca que esas declaraciones los hizo aprovechar la coyuntura y expresar lo que ya se había acordado.

Las FARC convirtieron la toma de rehenes en una importante fuente de financiación de su lucha armada y en un arma política, según fuentes de seguridad y analistas.

Continúan diciendo que el secuestro fue un gravísimo error del cual no pueden sino arrepentirse y que este sólo dejó una herida profunda en el alma de los afectados, que además, dijeron, hirió de muerte su credibilidad y legitimidad.

Ante la carta firmada por antiguos miembros del Secretariado de las Farc en la que pidieron perdón a las víctimas de secuestro en el país, Juan Manuel Santos, el expresidente de Colombia, que firmó el acuerdo en 2016 tras varios años de negociación, resaltó este hecho y aseguró que es un buen paso.

"Los nuevos reconocimientos de los antiguos miembros de las FARC y su disponibilidad de brindar verdad, son el camino correcto. Y ejemplo para los demás protagonistas", expresó el exjefe negociador del Gobierno en los diálogos de paz en La Habana, Humberto de la Calle.

"(.) estamos aquí para, desde lo más profundo de nuestro corazón, pedirle perdón público a todas nuestras víctimas de secuestro y a sus familias", precisan en la comunicación, en la que agregan que el secuestro "fue un gravísimo error del que no podemos sino arrepentirnos".

Uno de los casos que más marcaron al país fue el secuestro, el 11 de abril de 2002, de doce diputados del departamento del Valle del Cauca, once de los cuales fueron asesinados durante una operación de rescate en junio de 2007, después de permanecer cinco años en cautiverio en las selvas del suroeste del país.