Martes, 27 Octubre, 2020

El Banco de España empeora las previsiones de crecimiento

El Banco de España prevé una El Banco de España rebaja sus previsiones de crecimiento para 2021 | Economía
Manuel Armenta | 18 Setiembre, 2020, 06:27

De los tres escenarios que el Banco de España preveía en junio ha descartado el de recuperación temprana -tras los rebrotes de Covid-19 y la mala evolución del turismo durante el verano- y ha desechado el de mayor riesgo porque no prevé un nuevo confinamiento generalizado, aunque sin descartarlo por completo. Para 2020 la contracción alcanzará más de un 10% y el crecimiento no llegará al 8%.

Estas estimaciones forman parte del más reciente informe del Banco de España en el cual recortó sus anteriores perspectivas, y apunta a una mayor ralentización de la economía. El organismo presidido por Pablo Hernández de Cos indicó que sus nuevas proyecciones se basan en dos escenarios. Uno de brotes localizados y más pequeños.

Y todo esto con un déficit que alcanzará el 10,8% este año (en 2019 fue del 2,8%), el 7% en 2021 y el 5,8% en 2022. El total de horas trabajadas experimentaría un descenso muy pronunciado en el promedio de 2020, que ascendería al 11,9%.

El segundo escenario se basa en rebrotes de más intensidad y de mayor alcance que implicarían medidas más severas y afectarían a otras ramas de actividad más allá de los servicios de interacción social. Esta ratio continuaría aumentando en los dos años siguientes: entre el 115,4% y el 125,6% en 2021 y entre el 118% y el 128,7% en 2022, en función de cada escenario.

La caída de la economía llegaría hasta el 12,6%. Las proyecciones realizadas por estas organizaciones incluyen cifras de recuperación sin precedentes en la serie histórica, así como caídas en el segundo trimestre.

La entidad centra sus previsiones hasta 2022 en la hipótesis de una recuperación gradual para la que proyecta dos escenarios que dependen de los rebrotes y las medidas para contenerlos, después de un tercer trimestre para el que calcula un repunte del producto interior bruto (PIB) de entre el 13 y 16,6%.

El crecimiento en 2021 no será boyante, ni mucho menos, y se quedará en el 7,3% en el escenario más favorable, o en el 4,1% en el más negativo, para terminar 2022 con un aumento del PIB del 1,9% o del 3,3%. A mediados de marzo, el Gobierno decretó el estado de alarma para frenar la propagación del coronavirus, medida que se extendió hasta el 21 de junio.

La prolongación de la recuperación daría lugar a avances más modestos de la actividad en 2022.

La tasa de paro aumentaría significativamente en 2020, hasta el 17,1 % en el escenario uno y hasta el 18,6 % en el dos, y también en 2021, hasta una horquilla entre el 19,4 y 22,1 %, para empezar a descender ligeramente en 2022, hasta entre el 18,2 y el 20,2 %.

Si bien señaló que el impacto laboral se vio amortiguado por el Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y el cese de actividad la evolución de la actividad, "mostrará una evolución muy heterogénea entre las distintas ramas de la economía".

Oscar Arce, director de Economía y Estadística del supervisor español, ha presentado en rueda de prensa las previsiones de la entidad para finales de 2020. Para el instituto, no se puede descartar que, en los próximos trimestres, se materialicen desarrollos epidemiológicos más desfavorables que los considerados en el segundo escenario.

El Banco de España considera que tampoco puede descartarse que, a pesar de las medidas desplegadas para hacer frente a la crisis sanitaria actual, "el deterioro en el potencial de crecimiento de la economía pueda ser más acusado que el contemplado en los escenarios descritos". Sobre riesgos procedentes del exterior, cita la posibilidad de que el Brexit culmine sin acuerdo y una eventual intensificación de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.