Martes, 24 Noviembre, 2020

"Definitivamente, el Penacho no era de Moctezuma", Afirma Experto en Viena

El Penacho de Moctezuma no es el único tesoro mexicano que se exhibe en el extranjero Códice Borbónico. El Penacho de Moctezuma no es el único tesoro mexicano que se exhibe en el extranjero
Eleena Tovar | 18 Octubre, 2020, 04:36

Este frágil objeto de valor incalculable, asegura, perteneció a un sacerdote.

"Definitivamente, el penacho no era de Moctezuma".

Esta declaración suena más a un estate quieto al Gobierno de México para que ya no insista en que el penacho de Moctezuma le sea regresado, pues primero dijeron que no era viable, porque en el traslado perdería sus plumas, luego alegaron razones de diplomacia y ahora, literal, dicen que siempre no, que ni existe la posibilidad, porque al cabo el famosísimo penacho no es el del emperador Moctezuma, quien fue el gobernante de la ciudad mexica de Tenochtitlan, cuyos dominios se extendieron a las ciudades de Texcoco y Tlatelolco desde 1502 hasta 1520, al arribo de los españoles.

Dijo que según los códices, Moctezuma nunca portó dicho penacho, objeto que supuestamente fue un regalo que en 1519 Moctezuma le dio a Hernán Cortés, y que más tarde el conquistador entregaría a Carlos rey de España y Austria.

La historiadora Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, ha venido a Europa con la misión 'casi imposible' de recuperar el penacho de plumas de quetzal, oro, plata y cobre que Moctezuma regaló a Hernán Cortés cuando llegó a México en el siglo XVI, penacho perteneciente al Museo de Etnología de Viena, que México a reclamado en varias ocasiones sin éxito. "Era de un sacerdote", sentenció Schicklgruber.

Se señala que la primera vez que se mencionó fue en 1596, en el inventario de la colección del castillo de Ambras en Tirol, indicó el responsable de la colección de América del Norte y Central del Museo, Gerard van Busssel.

Austria se niega a prestar el penacho de Moctezuma a México

El quetzalapanecáyotl, como también se le conoce, ha sido motivo de disputa diplomática entre Austria y México en los últimos años, ya que por sus condiciones de desgaste es “imposible” que abandone el recinto etnográfico para ser trasladado a suelo nacional. Se cuenta que Cortés lo llevó de regreso a España, aunque no se sabe exactamente cómo y cuándo llegó a Austria.

"Se lo han apropiado por completo", escribió el mandatario mexicano, asegurando que "ni a Maximiliano de Habsburgo se lo prestaron cuando nos invadieron e impusieron al llamado Segundo Imperio Mexicano".

Aunque la solicitud de nuestro país está siendo analizada a profundidad por el Ministerio de Cultura austriaco, el museo aconseja que no se mueva de su resguardo.

Schiclgruber advierte que son plumas de 600 años de antigüedad en un estado muy frágil, por lo que hay que cuidarlo lo mejor posible y mantenerlo para las futuras generaciones. "Incorpora un sistema mecánico muy sofisticado que lo protege de cualquier tipo de vibración, incluso las que produce la gente al caminar".

Pero, en caso de que la tecnología avanzara lo suficiente como para permitir el traslado, Christian Shicklgruber se muestra a favor de "prestarlo" a México, aunque sólo si se asegura al 100 por ciento su integridad: "Invertimos cerca de 80 mil euros (un millón 994 mil 852 pesos) en el expositor".

Para el experto el penacho constituye un "legado compartido" entre México y Austria, y, de hecho, los ciudadanos mexicanos que presenten su pasaporte a la entrada del museo pueden acceder gratis a contemplarlo.