Miércoles, 25 Noviembre, 2020

Japón decidirá tirar al mar el agua contaminada de Fukushima

Fukushima Fukushima | Cienciaxplora
Eleena Tovar | 18 Octubre, 2020, 20:42

Según las últimas actualizaciones, el Gobierno japonés finalmente ha confirmado que realizará un nuevo vertido de aguas radiactivas de la planta nuclear de Fukushima en el Océano Pacífico.

"No podemos posponer una decisión sobre el plan para ocuparnos del... agua procesada, para evitar retrasos en el trabajo de desmantelamiento de la planta de energía nuclear de Fukushima Daiichi", dijo el pasado viernes Katsunobu Kato, secretario jefe del Gabinete japonés, citado por AFP. Esta agua proviene de la lluvia, manto o jeringas necesarias para enfriar los núcleos de los reactores que se derritieron tras el tsunami del 11 de marzo de 2011.

Aunque este agua contaminada fue filtrada múltiples veces con el objetivo de eliminar los elementos radioactivos, hay uno que no puede ser removido puesto que no hay técnicas que lo permitan: el tritio. Pero no el tritio, que no se puede eliminar con las tecnologías actuales.

En poco tiempo se saturará la capacidad de almacenamiento, para lo cual las autoridades japonesas han evaluado varias soluciones en los últimos años.

Según medios locales indicaron que en febrero del 2020 expertos consultados por el Ministerio de Economía, Comercio e Industria recomendaron al Gobierno liberar el agua radiactiva al océano. Según varios medios japoneses.

La reacción de la población se produjo un día después de que el gobierno central explicara cómo eliminar a esas aguas residuales almacenadas en la planta.

En la República de Corea existe preocupación por el proyecto de vaciar el agua contaminado al mar. Hasta la fecha en ese país está prohibida la importación de productos marinos de Fukushima.

Pero esta opción, que se habría tomado en detrimento de otras como la evaporación o el almacenamiento a largo plazo, fue muy criticada por los pescadores y los agricultores locales, que temen que la imagen de sus productos se degrade todavía más.

Esta sustancia es peligrosa para la salud de las personas en dosis altas.

Algunos representantes de la pesca también visitaron Kajiyama el jueves y se opusieron a la liberación del agua contaminada en el mar.