Viernes, 04 Diciembre, 2020

Una vacuna a fines de noviembre

Imagen del post Crédito Archivo
Manuel Armenta | 18 Octubre, 2020, 18:38

Pfizer anunció que podría usarse a fines de noviembre permiso de uso de emergencia su vacuna COVID-19 en los Estados Unidos si se demuestra que el tratamiento es eficaz en ensayos a gran escala.

La farmacéutica estadounidense Pfizer Inc señaló ayer que solicitará la autorización para el uso de emergencia en Estados Unidos de su vacuna contra el coronavirus alrededor de la tercera semana de noviembre, cuando espera haber alcanzado un objetivo clave sobre seguridad.

Desde el ritmo actual de dosis y periodos en que se integran los voluntarios, Pfizer espera contar con los datos de seguridad en la tercera semana de noviembre, dijo en un comunicado el CEO de la compañía, Albert Bourla.

El anuncio significa que Estados Unidos podría tener dos vacunas listas para fin de año, al sumarse la de la firma de biotecnología Moderna de Massachusetts, que apunta al 25 de noviembre para solicitar su autorización.

Al respecto, los expertos advierten que incluso cuando se aprueben estas vacunas, se necesitarán varios meses para que estén ampliamente disponibles.

En cualquier caso, es poco probable que sean un buen sustituto del uso de máscaras, el distanciamiento social y otros comportamientos recomendados para frenar la transmisión, dado que hasta el momento se desconoce qué tan efectivas serán.

"Es posible que no podamos ver cines o estadios llenos nuevamente durante muchos meses hasta 2021 o más tarde", explicó el director del Instituto de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, Anthony Fauci, durante una entrevista con la Universidad Johns Hopkins.

Los responsables de la operación gubernamental Warp Speed anunciaron este viernes una colaboración con las principales cadenas de farmacias CVS y Walgreens para administrar vacunas en los 50.000 hogares de ancianos del país.

"Como adulto mayor, los voy a proteger", dijo el republicano en el interior del Anfiteatro y Centro de Convenciones Caloosa Sound, donde lo acompañó el gobernador de Florida, Ron DeSantis.

"Los ancianos serán los primeros en la fila para recibir la vacuna y pronto acabaremos con la pandemia", aseguró Trump a sus seguidores antes de partir hacia Georgia.

Agregó que las primeras personas en vacunarse serán las consideradas como población de riesgo, para eventualmente aumentar la disponibilidad de las dosis.

La FDA endurecerá los requisitos para aprobar de emergencia una vacuna contra la COVID-19, en un intento por mostrar transparencia y generar confianza en el público, según publicó The Washington Post.