Sábado, 18 Setiembre, 2021

Taylor Swift dice que material suyo se vendió sin su conocimiento

Taylor Swift regraba sus canciones antiguas luego de perder sus derechos Taylor Swift volverá a grabar la música de todos sus éxitos debido a que le vendieron los derechos de autor
Tobias Pedroso | 19 Noviembre, 2020, 02:20

La compañía de Scooter compró en 2019 el sello discográfico Big Machine, fundado por Scott Borchetta en 2005. En dicha transacción se incluyeron la lista de clientes, acuerdos de distribución, editoriales y las grabaciones maestras.

Swift dijo en Twitter que había estado tratando activamente de recuperar el control de sus grabaciones maestras durante el último año, luego de que un artículo de la revista de entretenimiento Variety dijera que Braun había vendido los activos por 300 millones de dólares. Esa misma carta también afirmaba que inicialmente esperaban hablar conmigo antes de la venta para ponerme en antecedentes, pero Scooter Braun exigió que no establecieran ningún tipo de contacto conmigo o mi equipo, o el trato se cancelaría, reveló la artista. Por lo cual se decidió a volver a grabar sus seis primeros álbumes, lo que implica que su uso por parte de shows o comerciales podrá licenciarse con las nuevas versiones, en lugar de las anteriores sobre las cuales Taylor no obtiene ganancias.

En el comunicado, Swift anunció que ha comenzado a regrabar sus canciones.

La artista tomó las redes sociales para compartir un comunicado que decía: "Hace unas semanas mi equipo recibió una carta de una compañía de capital privado llamada Shamrock Holdings informándonos de que habían comprado el 100 % de mi música, videos y carátulas".

"Esta fue la segunda vez que se vendió mi música sin mi conocimiento".

Todo este lío se remonta a la salida de la artista de su sello.

Pero el año pasado comenzó a enfrentarse públicamente con el magnate de la música Scooter Braun, que dirige a las estrellas pop Justin Bieber y Ariana Grande, después de que su empresa decidiera adquirir una participación mayoritaria en el grueso de sus grabaciones.

La intérprete de “Bad Blood” añadió que sus defensores legales quedaron estupefactos al ver las condiciones que el productor pedía en su contrato, ya que nunca había visto términos parecidos en otra negociación legal y menos para buscar el silencio de una acusación de agresión.

Ahora, a pesar de que el control de los derechos está en manos del nuevo fondo de inversión, Braun y Borchetta seguirán recibiendo beneficios por la explotación de su música, lo que ha animado a la artista a lanzarse de nuevo al estudio para grabar sus canciones antiguas.

"Espero que comprendan que esta es mi única forma de recuperar el orgullo que una vez tuve al escuchar canciones de mis primeros seis álbumes y también de permitir que mis seguidores escuchen esos álbumes sin sentimientos de culpa por beneficiar a Scooter", sostuvo Swift.