Jueves, 25 Febrero, 2021

Condenan a dos años y medio de cárcel a heredo de Samsung

Samsung Condenan a dos años y medio de cárcel a heredo de Samsung
Eleena Tovar | 19 Enero, 2021, 05:40

Detención del vicepresidente de Samsung Jay Y. Lee.

Lee, de 52 años, había sido sentenciado en 2017 a cinco años de prisión por ofrecer miles de millones de wones a Choi Soon Sil, amiga íntima de la entonces presidenta surcoreana, Park Geun-hye, para que, a través de esta amistad, lograr el favor del Gobierno en la fusión de dos filiales de Samsung.

Un año después, en 2018, Lee recuperó la libertad después de que un tribunal de apelación le absolviera de la mayoría de los cargos.

La Corte Suprema de Seúl encontró a Lee culpable de soborno, malversación y ocultamiento de ganancias criminales, según Reuters y lo ha condenado a una pena de 30 meses de cárcel y quedará al margen de la toma de decisiones importantes en Samsung Electronics. De acuerdo con la fiscalía, dicho dinero estaba destinado para facilitar la transición del mando al frente del conglomerado, debido a los problemas de salud de Lee Kun-hee, el padre de Lee Jae-yong.

Samsung es el mayor fabricante mundial de teléfonos inteligentes y chips de memoria.

"Es muy desafortunado que Samsung, el mayor conglomerado del país y líder mundial en innovación, se encuentre implicada una y otra vez en delitos cada vez que se produce un cambio en el poder político" en Corea del Sur, agregó en su sentencia. Su volumen de negocios total representa una quinta parte del PIB surcoreano, motivo por el que es crucial para la salud económica del país.

En mayo de 2020, el heredero de Samsung se disculpó en los medios de comunicación, por el controvertido proceso de sucesión que le permitió asumir el liderazgo del grupo fundado por su abuelo Lee Byung-chull.

Lee Jae-yong incluso prometió que sería el último en la línea de sucesión familiar y que sus hijos no lo heredarían. En tanto que su padre y su abuelo también tuvieron problemas con la ley, pero ninguno de ellos fue condenado a prisión.