Miércoles, 24 Febrero, 2021

Djokovic se consagró campeón del Abierto de Australia por novena vez

Novak Djokovic con el trofeo del Abierto de Australia.                       Reuters Novak Djokovic con el trofeo del Abierto de Australia. Reuters
Manuel Armenta | 21 Febrero, 2021, 19:55

El serbio llegó al partido del domingo habiendo cedido de antemano cinco sets en el torneo, la mayor cantidad que ha perdido rumbo a una final de un torneo major.

Medvedev "es sin duda uno de los jugadores más duros con los que me he enfrentado".

El serbio Novak Djokovic se consagró campeón del Abierto de Australia por novena vez y atrapó su 18vo. título de Grand Slam, al vencer hoy al ruso Daniil Medvedev por 7-5, 6-2 y 6-2 en una final de 1 hora y 53 minutos disputada en la ciudad de Melbourne.

El primer 'major' de la temporada ha recuperado el brillo en el mejor momento posible al presentar una final llamada a ser épica que contará con la vuelta de un animado público que pudo regresar este jueves tras el fin del confinamiento.

Sin embargo, en Melbourne Park su dominio es prácticamente total (nueve títulos obtenidos en nueve finales).

Djokovic tendrá la oportunidad de reducir la distancia con los veinte títulos 'slam' del español Rafael Nadal y el suizo Roger Federer, en el caso de que levante su decimoctavo título 'major'. Eso le dará 311 semanas en el puesto, batiendo un récord de Federer.

La japonesa Osaka se consagró en el Abierto de Australia

Medvedev cayó en su segunda final de Grand Slam después de sucumbir también en la definición del US Open 2019 ante Nadal.

"Definitivamente es uno de los rivales más duros que h enfrentado en mi vida", afirmó Djokovic. "Es cuestión de tiempo antes que llegue a obtener un trofeo de Grand Slam, eso es seguro".

Al ruso le pasó factura la presión añadida que generó tanto su gran estado de forma como las palabras de Djokovic, después de cometer treinta errores no forzados que le condenaron en su intento de destronar al rey del major australiano.

En el segundo set, cuando se le escapaba el encuentro, Medvedev chocó la raqueta blanca contra la pista azul, y después la destruyó con un golpe.

Es un sentimiento familiar en ese estadio, en esa cancha, en ese torneo.

El viejo orden quedaría intacto con una victoria del balcánico, que reafirmaría el dominio de Nadal y Djokovic en los últimos dos años al apuntarse nueve de las últimas diez competiciones 'major'.