Вторник, 18 Мая, 2021

Papa Francisco urge a distribuir vacunas en los países pobres

Francisco denunció que El Papa pide una mejor distribución de las vacunas
Ramiro Mantilla | 04 Апреля, 2021, 21:50

El papa Francisco instó a la comunidad internacional a "un compromiso común para superar los retrasos" en la distribución de la vacunas contra la Covid-19 y a "promover su reparto, especialmente en los países más pobres".

"Todas las personas, especialmente las más frágiles, precisan asistencia y tienen derecho a acceder a los tratamientos necesarios".

En ese marco, y tras celebrar a primera hora de este domingo la Misa en el día en el que según la tradición católica se produce la resurrección de Cristo, el Papa sostuvo que "desgraciadamente, la pandemia ha aumentado dramáticamente el número de pobres y la desesperación de miles de personas".

Con la bendición "Urbi et Orbi" (A la ciudad y al mundo), el Papa redime a los fieles el castigo por sus pecados si ya los han admitido en la confesión o mediante la oración.

Al describir las vacunas como una "herramienta esencial" en la batalla contra la pandemia, el sumo pontífice pidió un "espíritu de responsabilidad global" y alentó a las naciones a superar "los retrasos en la distribución de vacunas y facilitar su distribución, especialmente en los países más pobres". "Sin embargo, y esto es escandaloso, los conflictos armados no han terminado y los arsenales militares se están fortaleciendo", dijo Francisco, sonando enojado.

"Oramos para que esas restricciones, así como todas las restricciones a la libertad de culto y religión en todo el mundo, puedan ser levantadas y que todos puedan orar y alabar a Dios libremente", agregó.

Y aseguró que "el Crucificado Resucitado es consuelo para quienes han perdido el trabajo o atraviesan serias dificultades económicas y carecen de una protección social adecuada".

Asimismo, abogó para que "el Señor inspire la acción de las autoridades públicas para que todos, especialmente las familias más necesitadas, reciban la ayuda imprescindible para un sustento adecuado".

Porque, destacó, "todos necesitamos experimentar relaciones humanas reales y no sólo virtuales, especialmente en la edad en que se forman el carácter y la personalidad".

Como suele ser habitual en los mensajes que preceden las bendiciones Urbi et Orbi de Navidad y de Pascua, Francisco repasó los males del mundo y los conflictos en curso.

En su mensaje, Francisco denunció que "todavía hay demasiadas guerras y demasiada violencia en el mundo" y pidió por la liberación de prisioneros en Ucrania oriental y en Nagorno-Kabaraj, luego de la guerra entre Armenia y Azerbaiyán el año pasado en ese disputado enclave.

Además, aprovecho la ocasión para manifestarse "cercano a los jóvenes de todo el mundo y, en este momento, de modo particular a los de Myanmar, que están comprometidos con la democracia, haciendo oír su voz de forma pacífica, sabiendo que el odio sólo puede disiparse con el amor".

El pontífice pidió silenciar "el clamor de las armas en la querida y atormentada Siria, donde millones de personas viven actualmente en condiciones inhumanas, así como en Yemen, cuyas vicisitudes están rodeadas de un silencio ensordecedor y escandaloso, y en Libia, donde finalmente se vislumbra la salida a una década de contiendas y enfrentamientos sangrientos".

Pidió a la comunidad internacional ayudar al "pueblo libanés, que atraviesa un período de dificultades e incertidumbres" y que "israelíes y palestinos vuelvan a encontrar la fuerza del diálogo para alcanzar una solución estable", insistiendo en una solución con dos Estados independientes. La Pascua es la fiesta más importante del año para los cristianos devotos.