Вторник, 18 Мая, 2021

Amazon reconoce que sus conductores debían orinar en botellas

Amazon reconoce que sus conductores debían orinar en botellas Amazon admite que sus repartidores orinan en botellas
Ramiro Mantilla | 05 Апреля, 2021, 00:21

La denuncia de un legislador estadounidense fue desmentida primero y luego reonocida por la empresa, que se disculpó.

"Ha sido un autogol, estamos disconformes y le debemos una disculpa al representante Pocan", dijo Amazon en su blog, añadiendo que su respuesta anterior sólo se refería al personal de sus almacenes o centros de distribución.

"Sabemos que los conductores pueden tener, y tienen, problemas para encontrar baños debido al tráfico o a las rutas a veces rurales, y este ha sido especialmente el caso durante el COVID cuando muchos baños públicos han estado cerrados", dijo la compañía en una entrada de blog.

Según la nota, se trata, de "un problema de larga data que afecta a toda la industria y no es específico de Amazon", hecho que la empresa ilustró con una serie de artículos relacionados con el tema.

Amazon inicialmente emitió un desmentido con un tuit: "No te crees realmente lo de orinar en botellas, ¿verdad?"

El reconocimiento se produce una semana después de que el representante demócrata Mark Pocan criticó las condiciones de trabajo en Amazon con un tuit en el que dijo que: "Pagar a los trabajadores 15 dólares por hora no te convierte en un lugar de trabajo progresista cuando rompes los sindicatos y haces que los trabajadores orinen en botellas de agua". "Si eso fuera cierto, nadie trabajaría con nosotros". "Esperamos que puedas impulsar medidas que hagan que otros empleadores hagan lo que nosotros ya hacemos", decían desde Amazon en otro mensaje.

Tras este cruce de comentarios, Amazon publicó una nota en la que reconocen que su tuit fue "incorrecto".

"La realidad es que tenemos un millón de trabajadores increíbles alrededor del mundo que están orgullosos de lo que hacen, tienen buenos salarios y seguro médico", seguía el mensaje.

En todo caso, Amazon indicó que le gustaría resolver el problema, aunque admitió que todavía no sabe cómo, pero prometió que buscará soluciones.

"Continuaremos hablando cuando se presente información falsa, pero también trabajaremos arduamente para ser siempre precisos", concluyó el comunicado de la compañía con sede en Seattle y que ha emprendido una batalla para evitar el que podría ser su primer sindicato en EE.UU., donde su plantilla agrupa a unos 800.000 trabajadores.