Miércoles, 14 Abril, 2021

¿Qué causó la muerte de George Floyd? Declara médico ante el juez

Arradondo fue convocado por la fiscalía después de una primera semana de testimonios Arradondo fue convocado por la fiscalía después de una primera semana de testimonios
Tobias Pedroso | 07 Abril, 2021, 10:21

También declaró este lunes el jefe de la Policía de Mineápolis, Medaria Arradondo, que criticó la actuación de su exagente de una forma severa.

Al testificar en el juicio por asesinato contra Chauvin, Arradondo dijo: esa restricción no es "parte de nuestra política, ni de nuestro entrenamiento, y ciertamente no es parte de nuestra ética o valores".

En el país, los oficiales de policía que hacen uso excesivo de la fuerza rara vez son despedidos por sus superiores y, por el contrario, se benefician de los convenios colectivos, negociados por su sindicato, que son muy protectores.

Ese criterio se contrapone a la versión de un supuesto ataque al corazón como intenta demostrar la defensa del expolicía Derek Chauvin, quien está acusado del asesinato de Floyd.

Floyd perdió la vida en mayo pasado cuando cuatro agentes intentaron detenerlo por haber utilizado un billete falso para pagar en una tienda.

Al declarar como testigo en el juicio contra Chauvin, el cual entró este lunes en Minneapolis, Minnesota, en su segunda semana, Langenfeld manifestó que atendió a la víctima durante media hora el pasado 25 de mayo, cuando los médicos intentaron reanimarlo.

Según el galeno, no hubo ningún trauma significativo u obvio que sugiriera que ocurrió una hemorragia para causar un paro cardíaco al afroamericano, cuyo deceso desató numerosas protestas contra el racismo sistémico y la brutalidad policial, en particular hacia los negros. En ese sentido, indicó que el motivo más probable de su muerte fue una hipoxia, es decir, una falta de oxígeno en el cerebro y otros órganos. Chauvin luego se arrodilló sobre su cuello durante casi nueve minutos.

El expolicía está acusado de los cargos de asesinato en segundo grado, penado con hasta 40 años de cárcel; asesinato en tercer grado, con una condena máxima de 25 años, y homicidio en segundo grado, que acarrea hasta 10 años de privación de libertad.

Al ser interrogado por el fiscal, Langenfeld relató que con base en la información que tenía en ese momento, "la muerte por asfixia era más probable que las otras posibilidades que se manejaban en ese momento".