Sábado, 18 Setiembre, 2021

La marcha sionista en Jerusalén aumenta la provocación a los palestinos

El primer ministro israelí Naftali Bennett y el ministro de Relaciones Exteriores Yair Lapid quien según lo acordado por la coalición lo sucederá en el cargo después de dos años asisten a su primera reunión de gabinete en la Knéset el Parlam Palestinos advierten que marcha israelí podría escalar tensiones
Eleena Tovar | 16 Junio, 2021, 15:51

Pero se canceló después de que el movimiento islamista Hamás, que gobierna la Franja de Gaza, lanzara ese día varios cohetes contra territorio israelí en solidaridad con los palestinos de Jerusalén Este.

La Marcha de la Bandera es un acontecimiento anual en el que grupos judíos de derecha desfilan por la Ciudad Vieja portando banderas israelíes para celebrar la reunificación de Jerusalén durante la Guerra de los Seis Días de 1967.

El movimiento Hamás, que ha hecho de la defensa de Jerusalén su caballo de batalla en las últimas semanas, amenazó a Israel con represalias si la marcha se aventuraba por los barrios musulmanes de la ciudad. Gritos de "muerte a los árabes" se escucharon también, según un equipo de AFP en el lugar. Antes de la marcha, la policía israelí despejó el área, cerró el tráfico, ordenó el cierre de tiendas y expulsó a jóvenes manifestantes palestinos.

Los manifestantes, incluidas figuras de la extrema derecha como Itamar Ben Gvir y Bezalel Smotrich, llegaron a la plaza frente a la puerta de Damas, que accede al barrio musulmán de la ciudad, donde se encuentra la Explanada de las Mezquitas.

Los manifestantes sionistas, ante la emblemática puerta de Damasco de Jerusalén.

Para escoltar a la ultraderecha el Gobierno asignó a unos 2.000 policías bajo esta preocupación de que la marcha reavive las tensiones en Jerusalén Este, la Ciudad Vieja y alrededor Al-Aqsa.

"En respuesta, hace poco tiempo, aviones de combate de las Fuerzas de Defensa de Israel atacaron recintos militares de la organización terrorista Hamás, que se utilizaron como instalaciones y lugares de reunión para operativos terroristas", informó poco después el Ejército israelí en un comunicado.

Por su parte, el primer ministro de la Autoridad Palestina, Mohamed Shtaye, ha advertido contra las "peligrosas repercusiones que pueda tener la intención de la potencia ocupante de permitir a colonos extremistas llevar a cabo la Marcha de las Banderas en el Jerusalén ocupado", lo que ha descrito como "provocación" y "agresión".

La particularidad de este 2021 es que fue pospuesta dos veces para evitar un aumento de tensiones mientras Israel llevaba a delante su ofensiva militar en la Franja de Gaza y asesinó a más de doscientos palestinos, destruyó cientos de edificios y miles de personas perdieron sus hogares.

El ultra derechista Bennet comienza el nuevo gobierno, compuesto por 8 partidos atravesado por las fuertes contradicciones entre ellos, que ponen en el centro al nuevo Ejecutivo y se cuestiona cuanto durará el nuevo mandatario en el puesto.

Después de que cesara el fuego entre Hamás e Israel hace casi un mes, la nación israelí ha lanzado un nuevo bombardeo aéreo en la Franja de Gaza la madrugada de este miércoles (hora local).

La moderación Estados Unidos y la ONU habían llamado a la moderación ante la polémica marcha, autorizada por el gobierno de Bennett.

Esto después de que el día anterior fueron lanzados balones incendiarios desde el territorio palestino hacia el sur de Israel, según fuentes de seguridad palestinas y testigos.